21 de octubre de 2007

El partido de la muerte

Kiev en ruinas por la invasión nazi , durante la Segunda Guerra mundial.
El 19 de septiembre de 1941 Kiev fue ocupada por el ejército nazi. Durante los meses siguientes llegaron a la ciudad cientos prisioneros de guerra liberados, a los que no se permitía trabajar ni vivir en casas, por lo que se veían abocados a la indigencia. Entre aquellos soldados desnutridos estaba Nikolai Trusevich, portero del Dinamo de Kiev.

Nikolai Trusevich , guardameta mítico del Dinamo de Kiev.
Josef Kordik, un panadero de origen alemán, reconoció a su ídolo nada más verlo: el gigante Trusevich. Se saltó la ley y lo contrató. Y le encargó encontrar a sus compañeros, a los que fue ocupando en la panadería. Hasta allí llegaron también tres futbolistas del Lokomotiv. Así nació el FC Start.

El 7 de junio, jugaron su primer partido. Pese a estar famélicos y haber trabajado de noche, vencieron 7-2. Su siguiente rival fue el equipo de una guarnición húngara: 6-2. Luego le metieron once a un conjunto rumano. La cosa se puso seria cuando el 17 de julio ganaron 6-0 a un equipo del ejército alemán. Ocho días después, al MSG húngaro (5-1). Y más tarde, 3-2 en la revancha.

Revancha.

El 6 de agosto, convencidos de su superioridad, los alemanes prepararon un equipo con miembros de la Luftwaffe, el Flakelf. Pese a las patadas de los alemanes, el Start venció 5-1. El 9 de agosto se anunció la revancha, en el repleto estadio Zénit.

Equipo alemán de la Luftwafe.


Cartel original del partido de la revancha, escrito en los dos idiomas. 



Antes del choque, un oficial de las SS entró en el vestuario ucranio y dijo en ruso: "Soy el árbitro, respeten las reglas y saluden con el brazo en alto". Ya en el campo, los futbolistas del Start (camiseta roja y pantalón blanco) alzaron el brazo, pero se lo llevaron al pecho y en lugar de gritar ¡Heil Hitler!, corearon "¡Fizculthura!", un eslogan soviético que proclamaba la cultura física. Los alemanes (camiseta blanca y pantalón negro) marcaron primero, pero el Start llegó al descanso ganando 2-1. Hubo más visitas al vestuario y los jugadores se plantearon no salir. Pero salieron. Con 5-3 a su favor, Klimenko regateó al portero y cuando todos esperaban el gol, se dio la vuelta y chutó hacia el centro del campo. El estadio se vino abajo.

El final.


Como si nada hubiera ocurrido, el Start ganó días después al Rukh (8-0). Pero tras el partido, la Gestapo visitó la panadería. El primero en morir torturado en comisaría fue Kortkykh. Los demás arrestados fueron enviados al campo de Siretz. Allí, como respuesta a un ataque de la resistencia, mataron a Kuzmenko, Klimenko y Trusevich, que cuentan que murió con su camiseta de portero puesta y gritando: "¡El deporte rojo nunca morirá!". Goncharenko, Tyutchev y Sviridovsky, que no estaban en la panadería, sobrevivieron escondidos hasta la liberación de Kiev en noviembre del 43. El resto se esfumó en el caos de la guerra


Ésta es la historia del 'Partido de la Muerte', según recoge Andy Dougan en su libro Dynamo. Eduardo Galeano asegura que fueron fusilados "con los equipos puestos, en lo alto de un barranco". John Huston se inspiró en la historia para rodar Evasión o Victoria. Hizo lo que no se atrevió el destino: salvar a los héroes.

La mayoría de aquellos futbolistas fueron asesinados y otros murieron deportados en los campos de concentración. El único que sobrevivió durante mucho tiempo fue Makar Goncharenko. Todavía hoy los poseedores de una entrada para aquel "partido de la muerte" tienen derecho a un asiento gratis en el estadio del Dínamo de Kiev.

“A los jugadores que murieron con la frente en alto ante el invasor nazi”, reza la leyenda en la estatua en las inmediaciones del estadio Lobanobsky de Kiev.
En las escalinatas del Museo del Dinamo, custodiado por la seguridad blindada de la "Okhrana", la policía propia del club, un Monumento, una estela con el aire épico de la Unión Soviética posterior a la Gran Guerra Patriótica, saluda y recuerda a aquellos héroes de que habla Starkov: los jugadores del START, los indomables prisioneros de guerra del Ejército Rojo a los que nadie pudo derrotar durante una decena de históricos partidos, entre 1941 y 1942.

Venganza.
"El último, el décimo, el 16-8-1942, contra un equipo combinado de las fuerzas nazis de ocupación, aunque con mayoría de la Luftwaffe, fue el llamado 'Partido de la Muerte'. Los alemanes disolvieron el equipo y la GESTAPO y las SS que guardaban los campos de concentración intentaron exterminarlos sistemáticamente. Mataron hasta a cinco de nuestros héroes, entre torturas y fusilamientos, y dejaron heridos gravemente al menos a otros cuatro", recuerda Starkov, que conserva con absoluta veneración todos los recuerdos del START. Pero hay un recuerdo, una fotografía, que, para Starkov, vale más que todas las joyas del Kremlin. Perdón, hay 14 recuerdos: la lista de héroes de cuyas hazañas sólo nos queda una última foto. "De la rosa sólo nos queda el nombre"

La plantilla.
Los 14 héroes. De memoria: "Trusevich, Klimenko, Sviridovsky, Sukharev, Balakin, Gundarev, Goncharenko, Chernega, Komarov, Korotkikh, Putistin, Melnik, Timofeev, Tyntchev". Ellos, jugadores escogidos del Dinamo y del Lokomotiv de Kiev, cayeron prisioneros tras la invasión nazi de 1941: en plena "Blitzkrieg", la Guerra Relámpago de la Wehrmacht. En el verano de 1941, casi un millón de soldados del Ejército Rojo cayeron prisioneros en las grandes batallas de embolsamiento cercanas a Kiev. Fue la mayor victoria de las tropas alemanas en los primeros meses de la invasión de la URSS.


El equipo del Dinamo de Kiev en 1942. (Pincha para ampliar)
Y algunos prisioneros, los más grandes futbolistas de Ucrania, plantaron cara a los invasores en esa decena de partidos en los que llegaron a ganar a selecciones nacionales de países en la órbita del III Reich, como Hungría y Rumania. Los partidos se disputaban en el entonces llamado Zenit Stadion, que hoy se conserva como remozado, a 20 minutos del centro urbano de Kiev, y rebautizado con el nombre del equipo mitológico: START Stadion.


BLOKHIN Y LA ESTATUA. El mítico Oleg Blokhin posa junto a la estatua dedicada a los héroes. 



El recuerdo.

Tras el último partido, la última victoria, la GESTAPO y las SS decidieron sentenciar al START, que se había convertido en una de las grandes banderas de la resistencia en Ucrania. De aquel "Partido de la Muerte", el 16-8-1942, permanece esa fotografía de la que el Dr. Starkov no se desprenderá jamás: "Es la única imagen que nos llegó de aquel día. Además, la tomó Timofeev", musita Starkov. Musita no: venera. Lo que se ve en la fotografía, por encima de cualquier otra cosa es un aire de confraternización: como si los alemanes, derrotados y sabiéndose inferiores, felicitaran a los ases de Ucrania: "Miren, Balakin, Charnega se les ve orgullosos. Toda Ucrania estaba con ellos. Los nazis más criminales, la GESTAPO y las SS, no podían tolerar eso", señala Starkov.


LOS ÚLTIMOS SUPERVIVIENTES. Yossif Balakin e Igor Goncharenko, los últimos supervivientes de los héroes del START, se fotografiaron en 1989 como recoge la imagen superior como un último recuerdo delante del monumento a su legendario equipo. Goncharenko fue el último en fallecer, en 1997.






Al fin, Valery Andreievich Starkov se deja fotografiar junto al Monumento que recuerda a los héroes del START, "los deportistas que con su lucha y su honor contribuyeron a la liberación de nuestra patria y a la derrota de los invasores alemanes", puede leerse en la estela memorial. Allí, muy cerca de la estatua del Coronel Lobanovsky, queda otra estatua viviente: no es Valery Andreievich Starkov, sino esa fotografía de los héroes de Ucrania saludados por los alemanes derrotados. De los héroes, como de la rosa, sólo nos quedan los nombres...

Escena final de Evasión y Victoria:

Vía 1 2

1 comentario:

Sergiy "Anomalía" dijo...

No tenía ni idea de lo que tuvo que pasar el Dynamo (o el FC Start)

Me ha parecido increible este post... de verdad que muchas gracias por compartir historias tan interesantes y curiosas.

Aupa Dynamo!!