31 de julio de 2007

El diseño de la torre Eiffel se inspiro en el fémur


La historia verdadera del diseño de la torre de Eiffel comienza casi 40 años antes de su construcción.


El anatomista Hermann von Meyer en 1850 estudiaba el empalme de la cadera. Él estaba particularmente interesado en la forma de la cabeza del fémur,y como proporcionaba una gran gama de movimientos en los planos apropiados . Él también observó que la cabeza del fémur era un enrejado minúsculo de huesos llamados trabecula (Plural trabeculae).


En 1866, von Meyer demostró sus resultados a Karl Cullman, ingeniero suizo.



Cullman trabajaba diseñando grandes grúas, y vio inmediatamente que los trabeculae estaban concentrados más en las áreas de tensión más altas del fémur. Al verlo dijo, "Esta es mi grúa!" . Concluyendo que el fémur fue modelado perfectamente para apoyar una carga excéntrica.

20 años después mientras se diseñaba la famosa torre, Maurice Koechlin, asistente del arquitecto Eiffel, se inspiró en este estudio de Cullman. Utilizó un enrejado de pernos prisioneros y de apoyos para apoyar la estructura curvada de la torre, similar a la manera que los trabeculae apoyan las curvas en la cabeza del fémur.

El fémur, la fuente de inspiración de la torre, tiene una forma de tubo alargado y una estructura interna fusiforme, es decir, estrecha en la parte media y expandida en los extremos, la cual le provee a la pieza ósea flexibilidad y levedad, sin que pierda nada de su fortaleza. En los edificios que se construyen de esta manera se ahorran materiales y se obtiene una mayor firmeza y flexibilidad.




Vía