11 de junio de 2007

VUELOS



El vuelo de Kittinger

El 16 de agosto de 1960, Joseph Kittinger realizó un último salto desde el Excelsior III a 31.300 m. Durante una caída libre de 4 minutos y 36 segundos alcanzó una velocidad máxima de 988 km/h antes de abrir el paracaídas a 5.500 m de altitud. La presurización de su guante derecho falló durante el ascenso, lo que le provocó una hinchazón. Kittinger consiguió los récords de mayor ascenso en globo, salto en paracaídas de mayor altitud, caída libre más larga y mayor velocidad de un hombre en la atmósfera

Un vuelo que para los mas incrédulos quedo grabado para la posteridad:



El vuelo de Alan Magee

El 3 de febrero de 1943, el sargento Alan Eugene Magee saltó sin paracaídas desde un bombardero B-17 y cayó sobre la estación de Saint-Nazaire 7.000 metros más abajo. Aquella mañana, el avión de Magee se encontraba bombardeando sobre territorio francés cuando fue alcanzado por un avión alemán. Tras comprobar que su paracaídas había sido dañado, el sargento no tuvo más opción que lanzarse al vacío antes de que su aparato se estrellara. Durante los 7.000 metros de caída, Magee perdió el conocimiento varias veces, atravesó los cristales de la estación y se estrelló contra el suelo del vestíbulo.Cuando le encontraron, Magee tenía casi todos los huesos rotos, daños graves en el pulmón y los riñones, y el brazo derecho medio desprendido. Sin embargo, aún permanecía con vida. De alguna manera, los cristales de la estación habían amortiguado el impacto.

Las imágenes del vídeo pertenecen al corto dirigido por Rodney Ascher y son una recreación de este hecho sucedido durante la Segunda Guerra Mundial.



Via