3 de junio de 2007

Bodegón humano


En el verano de 1717, un barco procedente de Holanda llegó hasta San Petersburgo cargado con uno de los tesoros más preciados de su tiempo: las más de 3.000 preparaciones anatómicas realizadas por el profesor Frederik Ruysch. La colección, adquirida por el mismísimo Pedro el Grande para su gabinete de curiosidades, estaba formada por animales, plantas y un largo número de fetos humanos conservados en pequeños frascos. Sin embargo, al llegar a puerto, los hombres del zar comprobaron con espanto que buena parte de la colección se había echado a perder: durante la travesía, los marineros se habían bebido el alcohol de las preparaciones.

Más allá de la veracidad de la anécdota, seguramente apócrifa, lo cierto es que casi toda la colección del doctor Ruysch llegó a salvo San Petersburgo y pasó a integrarse en el Kunstkammer (o gabinete de curiosidades) de Pedro el Grande. Los Cuartos de Maravillas o Gabinetes de Curiosidades – precursores de los museos actuales – fueron el lugar elegido por los grandes monarcas para albergar los objetos traídos de todo el mundo por los exploradores. Convertido en el Museo de Antropología y Etnografía de San Petersburgo, el gabinete de Pedro el Grande aún conserva decenas de estatuillas, animales y plantas traídos de las Indias Orientales, el Mar Caspio o la lejana Samarcanda. Pero la verdadera joya del museo sigue siendo el gabinete de los horrores del doctor Ruysch.

Seguir leyendo :

http://fogonazos.blogspot.com/2006/09/bodegn-humano_25.html

RECORDANDO EL VIDEO DE ¨FERNANDITO"