4 de mayo de 2008

Un oasis en Crevillente


Si vas por Alicante no dejes de visitar un lugar extraordinario. Un paraje de cuento de las mil y una noches. Un oasis en medio del campo alicantino. Una casa morisca entre Albatera y Crevillente. Es conocida como "la tetería del moro", aunque su nombre es Carmen del Campillo. Allí podrás tomar té de mil sabores, con pastas árabes, rodeado de jardines, tumbado en un jaima, paseando por rincones evocadores y fuentes en un entorno que recuerda a un palacio nazarí.

Sientes viajar al tiempo de Al-Andalus. Un jardín árabe te recibe a la entrada, iluminado por velas y farolillos, los perfumes, el sándalo y el incienso quemándose, el oído percibía la música, el murmullo del agua y el trinar del ruiseñor que se oye incluso en lo más cerrado de la noche, todo hacia que nos transportáramos a un pasado mozárabe. Tras atravesar la exuberante vegetacion aparece una casa morisca con innumerables rincones donde acomodarte y pasar una velada evocadora de otros lugares.

El conjunto de aromas, rumores y sensaciones, mientras nuestros paladares se complacían con las infusiones y las pastas nos concedieron unos tiempos de ensoñación inolvidable en el Carmen del Campillo.

Encargamos 3 especialidades de te y unos pastelillos morunos, auténticas delicias. Tomamos té de menta y hierbabuena, nazarí y otro con canela .

Un lugar que sigue en pie después de más de 30 años. Realmente es un sitio diferente que enamora a todo el mundo que ha ido.

No es fácil llegar, pero no te arrepentirás merece realmente la pena.

Ver galería de imágenes en la cuenta de Meridianos en Flickr: